Claves para elegir la maceta ideal

Colocar a nuestras queridas plantas en un contenedor adecuado es una de las claves de éxito para que permanezcan bellas y felices. No solo se trata de seleccionar una maceta bonita; queda claro que la estética es muy importante y que el color y la forma puede resaltar las cualidades de las suculentas, pero todo esto queda en segundo plano teniendo en cuenta que el material del que esté fabricado el contenedor puede afectar el desarrollo y salud de las plantas.

 

En el mercado podemos encontrar una gran variedad de modelos de maceta como: empotrables a pared o barandales, macetas colgantes, de auto-riego, para interiores y exteriores, algunas con bases y platos recolectores de agua. Así como hay formas distintas tenemos varias opciones de materiales, hay de terracota, plásticas, metálicas, cerámicas, cemento, vidrio, fibra de vidrio, madera, entre otras, y cada una tiene cualidades y desventajas que te mencionaremos a continuación.

 

  1. Comencemos con aquellas que están hechas con materiales porosos, en esta categoría entran las fabricadas en terracota, barro o arcilla y cemento. Estas son una buena opción pero debemos tener ciertas precauciones. Si eliges alguna de estas, ten en cuenta que deben estar impermeabilizadas o barnizadas, de lo contrario nuestras plantas podrían no recibir el agua necesaria ya que estos materiales si no tienen recubrimiento tienden a absorber por completo el agua y corremos el  riesgo de que nuestra planta se seque. Entre sus ventajas esta que: son accesibles en costo, puede ser usada en interior y exterior (si se usa en exterior asegúrate de barnizar también por fuera), se adaptan a cualquier espacio, hay una gran variedad de tamaños y puedes personalizarlas con pintura vinílica.
  2. Ahora pasemos a las macetas cerámicas, a diferencia de las de terracota estas suelen ser más costosas, pero pueden dar un toque sofisticado a nuestro espacio. Son adecuadas pero hay que revisar que cuenten con el orificio de drenaje de tamaño adecuado, para dejar salir el agua excedente; al igual que las macetas de barro pueden usarse en interior o exterior; la diferencia radica en el costo y las dimensiones. En este material es difícil encontrarlas de medidas superiores a los 40 cm, la decisión sobre estas macetas depende de tu presupuesto.
  3. En cuanto a las macetas plásticas son una buena elección siempre y cuando no te moleste sacrificar un poco la estética, estas macetas normalmente son accesibles en precio, cumplen con su función en cuanto a contener tu planta, y puedes encontrarlas fácilmente. Los elementos en contra serían que al exterior tienden a cristalizarse después de un tiempo y aunque cada vez hay más opciones de colores y formas siguen siendo menos bonitas que las antes mencionadas.
  4. Si deseas utilizar macetas metálicas  hay que cerciorarse que sean de un material que no se oxide, como el aluminio, galvanizado o acero inoxidable de lo contrario es muy probable que desprendan algún componente que afecte la salud de nuestra planta.
  5. Para un toque rústico los contenedores de madera son ideales, pero debe tener un tratamiento apropiado, ya que por su naturaleza, al estar en contacto con la humedad tiende a pudrirse.
  6. La fibra de vidrio tiene como ventaja su ligereza, puedes encontrar macetas de gran tamaño y tiene un costo medio, también las hay con texturas que imitan materiales naturales como el barro o la madera, dependerá de encontrar una que se adapte a tu espacio y tu bolsillo.

 Por último te damos estos consejos para que los tengas en cuenta antes de elegir qué maceta adquirir:

  • El tamaño de tu planta; la maceta que elijas debe ser proporcional al tamaño de tu planta, no más pequeña, ni demasiado grande) como referencia calcula un margen alrededor de tu planta de entre 3 a 5 cm. También toma en cuenta las dimensiones de la raíz y el tipo de crecimiento de la planta.
  • Drenaje; asegúrate que cuente con al menos un agujero de un diámetro mayor a 1 cm, para que permita salir el exceso de agua y así evitar la pudrición de tu suculenta.
  • Ubicación; piensa en el espacio en donde pondrás tu planta, si es en exterior o interior, si va a ir colgada o en una mesa. Toma en cuenta la cantidad de luz que requiere, la mayoría de las suculentas requieren un mínimo de 6 horas diarias de sol.
  • Color y forma; busca una maceta que haga resaltar la belleza de tu planta.

 Si aún no sabes cómo sembrar o trasplantar te dejamos el enlace aquí, también recuerda poner el sustrato adecuado para que mantenerla sana.


Publicación más antigua Publicación más reciente