Nutrición ideal

Las suculentas en la vida silvestre viven sobre rocas o sobre suelo con baja cantidad de nutrientes disponibles. Idealmente no requiere fertilizante para sobrevivir; sin embargo, nutrir adecuadamente las que tenemos en nuestra colección hará que se luzcan más hermosas y saludables.

Echeveria en estado silvestre

Para saber cuándo abonar es importante identificar el momento activo de la planta, la mayoría de estas lo tienen durante la primavera, una minoría lo tiene durante el invierno. Es importante nutrir mientras están en desarrollo, nunca cuando están en etapa de descanso.

Una de las mejores formas de abonar es a través del sustrato, cuando la transplantamos después de haberla adquirido, es ideal colocar un sustrato con un contenido estable de macro y micronutrientes, que se van a ir liberando para que la planta pueda absorberlos poco a poco conforme vamos regando, así nuestra planta irá nutriéndose de forma constante pero en bajas dosis, este sustrato suele durar de  6 meses a 1 año nutriendo a nuestra planta de forma constante, pero llega un momento en el que la liberación de nutrientes es más baja y es necesario aplicar más abono al sustrato de la planta. En ocasiones podemos hacer que este sustrato alargue su periodo de vida haciendo aplicaciones constantes de fertilizante en el periodo en que la planta lo necesita, con esto hacemos que el sustrato no se desgaste y la planta absorba lo que requiere en este periodo. 

Siempre es recomendable aplicar el fertilizante vía riego, ya que si lo aplicamos de forma foliar corremos el riesgo de manchar las hojas de nuestras plantas, debemos aplicar fertilizante bajo en nitrógeno, el nitrógeno en exceso hará que la planta crezca rápido, pero la dejará débil para defenderse de las plagas. 

Recomendamos utilizar lixiviado de lombriz, este fertilizante es orgánico y contiene una alta cantidad de micro y macro elementos, permite la aireación del suelo y la adición de microorganismos que ayudan a poner disponibles los nutrientes para las plantas 

La recomendación es aplicarlo 2 o 3 veces mientras la planta se encuentre en su desarrollo activo, en una dosificación de 25 ml en un litro de agua. Ojo: es importante leer la etiqueta del producto que se adquiere para ver las recomendaciones. 

Hacer aplicaciones con fertilizante químico también es posible pero se debe controlar muy bien la dosificación pues en exceso podemos generar algún tipo de toxicidad a la planta. 

No se recomienda utilizar abono de borrego, gallinaza u otro tipo de estiércol, ya que estos pueden favorecer a las enfermedades que son causadas por hongos o bacterias. 

Si deseas utilizar un abono sólido lo más recomendable es usar composta o vermicomposta, la cual ya ha pasado un proceso de calentamiento y luego de estabilidad que disminuye la cantidad de hongos o bacterias malignos, su dosificación va dependiendo la maceta pero lo más fácil es agregar un puñito alrededor del tallo de la planta, no intoxica a la planta así que no habrá problema si aplicas un poco de más. 

 

Próximamente estaremos actualizando esta información con más productos benéficos para tus plantas.


Publicación más antigua Publicación más reciente