Guía rápida de trasplante

¿Cuál es el procedimiento para sacar mi planta de donde se encuentra para cambiarla de forma segura a otro sitio?

Trasplante: El trasplante es una de las prácticas más habituales en la floricultura y ocupamos esta técnica para lograr que el desarrollo de nuestra planta sea óptimo o bien para conseguir un objetivo estético al cambiarla de un contenedor a otro, en resumen es mover nuestra planta desde la raíz a otro lugar donde vivirá hasta que decidamos hacer otro cambio o la planta lo requiera. La mayoría de plantas que suministra Itavi, llegan en empaques a raíz desnuda, esto quiere decir, que van a llegar a tu casa sin maceta o contenedor y por lo tanto sin tierra o sustrato, no todas las plantas tienen la habilidad y resistencia de soportar este traslado, en especial las plantas que viven en zonas muy húmedas y con poca iluminación, por lo que estas deberán viajar con un pequeño contenedor de sustrato, pero en todo caso la primera acción que debemos tener en cuenta es su plantado en el contenedor que nos guste más y permita que nuestra planta crezca sana y contenta. 

Para la elección del sustrato tendremos que investigar el hábitat originario de nuestra planta lo que puedes consultar en su ficha técnica o bien investigar en fuentes bibliográficas;  por ejemplo, si una planta crece en la selva, vamos a requerir un sustrato que retenga humedad, alto contenido de materia orgánica y pH un poco más ácido para facilitar la disponibilidad de nutrientes, si por el contrario trasplantáramos una planta suculenta que crece en peñas escarpadas o sobre rocas, deberíamos pensar en un sustrato con alta capacidad drenante, contenido mineral y un pH más básico con una cantidad media de materia orgánica. 

En Itavi hemos desarrollado sustratos específicos para cubrir necesidades de distintos tipos de plantas, por lo que si deseas puedes ver nuestros sustratos aquí. El contenedor también debe ser una elección meditada, si deseas saber como elegir la maceta adecuada puedes consultar el siguiente enlace:

Recuerda cerciorar que la maceta cuentan con agujeros para el drenado de agua excedente, estos huecos son muy importantes, recuerda que si no los tiene podemos correr el riesgo de que nuestra planta se pudra o ahogue (salvo plantas sumergidas o de pantano). Para realizar esta actividad requerimos las siguientes herramientas e insumos: 

  • Sustrato especializado:  para el tipo de planta que trasplantamos, en la proporción calculada para el volumen de nuestro contenedor. 
  • Un contenedor: de preferencia superior a las 4 pulgadas de diámetro y más de 8 cm de altura con agujeros para el drenaje. 
  • Recortes de periódico o papel: para el fondo de nuestro contenedor, (servirá de filtro de finos y evitará que nuestro sustrato escape por los hoyos  de drenaje del contenedor) 
  • Gravilla de acabado: Itavi ofrece diferentes tipos de gravilla, sirven para que cuando hagamos el riego no se disperse el sustrato por acción de la caída de agua, por otro lado sirve como componente estético, hay que tener la cantidad necesaria para al menos colocar un centímetro de grosor en toda la superficie. 
  • Pala de jardinería:  usemos una pala del tamaño necesario en proporción del contenedor que utilizaremos, a mas grande el contenedor más grande la pala. 
  • Un paño, escobilla y  aire enlatado para limpieza. 
  • Una regadera.

Procedimiento: Colocamos nuestro contenedor en un espacio de trabajo y procedemos a colocar el recorte de periódico en la base, tapando la superficie de los agujeros del mismo, luego con la ayuda de nuestra pala de jardinería, colocamos sustrato hasta la mitad de nuestro contenedor. Procedemos a tomar nuestra planta por debajo de las hojas más cercanas al tallo y la ubicamos en la parte central de la maceta, para continuar rellenando por los costados con ayuda de nuestra pala, daremos unas pequeñas sacudidas para asentar el sustrato que vamos añadiendo y seguimos hasta cubrir las raíces y terminaremos una vez que lleguemos a dos centímetros de la altura máxima de la maceta. 

Recuerda no compactar el sustrato con tus manos u otra herramienta para facilitar el crecimiento de las raíces primordiales. El siguiente paso es colocar la grava alrededor de nuestra planta con ayuda de la pala de jardinería sin que caigan piedras en la roseta, con paciencia y cuidado, hasta que solo quede un centímetro de la altura máxima de la maceta. Ahora solo queda limpiar nuestra roseta con un poco de aire y hacer un riego, (puedes consultar la mejor manera de regar aquí) nuestro sitio de trabajo idealmente debería de limpiarse con una escobilla y un paño, pero eso lo dejamos a tu consideración, gracias por llegar hasta aquí, tu plantita te lo agradecerá siendo hermosa.


Publicación más antigua Publicación más reciente