¿Cómo regar mis plantas adecuadamente?

¿Cómo regar mis plantas adecuadamente?

Riego

 El riego es una de las actividades más importantes en cuanto al mantenimiento de una planta, si no hacemos esta actividad de la forma correcta nos exponemos a dañarla incluso de forma permanente, los riegos deben de ser a conciencia y siempre a punto de saturación* un riego superficial derivara en la evaporación a pocos minutos de haber hecho el riego y uno a saturación pero sin drenaje en nuestro contenedor o maceta puede ahogar la planta.

 Siempre deberemos tener el sustrato adecuado en función a su relación con el agua y la planta pero eso lo puedes consultar en la guía de sustrato. la periodicidad es igualmente importante, si ejecutamos el riego a punto de saturación pero lo hacemos demasiado seguido como por ejemplo cada dos días en una planta desértica, está invariablemente se pudrirá, al contrario podemos regar una vez cada quince días una planta selvática y encontrar solo paja en lugar de nuestra planta.

Entonces un buen riego se determina por dos valores, cantidad y periodicidad. Estos valores se deben consultar en la ficha técnica de nuestra planta o bien investigar la bibliografía del hábitat de nuestra planta lo que arroja pistas de sus necesidades, pero a grandes rasgos una planta de sombra se regara cada 4 días a punto de saturación y una suculenta en un periodo de quince a veinte días.  

Un buen riego se debe hacer con las herramientas correspondientes y en buen estado, la limpieza de las herramientas no es opcional, siempre después de realizar nuestras labores de riego se deberán limpiar y secar, para almacenarlas y  de esta manera que el desgaste de las mismas sea menor con lo que lograremos que su eficiencia no disminuya

Las herramientas son las siguientes:

  • regadera (de preferencia de nariz para evitar manchar las hojas)
  • Pala de jardinería
  • Barita más larga que la altura de la maceta

Método correcto:

En una regadera de nariz adiciona agua y aplica a la maceta por toda la zona que rodea la planta con calma y cadencia para que el sustrato pueda absorber y evitar que se produzcan derrames, continua hasta que el agua empiece a drenarse por los hoyos de la base.

La cantidad de agua que uses será indicada por el sustrato y para confirmar que has regado correctamente, usa una pala de jardinería o un palito, remueve una muestra de tierra para cerciorarse que está húmeda en la parte más profunda; si  está húmeda en su totalidad significa que has hecho un buen trabajo.

Con el tiempo ganaremos experiencia y este último paso nos lo podremos saltar.

Recomendaciones

  • Nunca riegues en horas de sol intenso, el mejor momento es por la tarde-noche o de noche, así nuestra planta aprovecha el agua, evitamos que se evapore por el calor y prevenimos que se queme la planta.
  • Evita mojar las hojas, riega sobre la tierra o por absorción.
  • Asegurate que el sustrato esté completamente seco antes de regar, inserta la varita hasta el fondo de la maceta si sale completamente seca es momento de regar.
  • Por lo general entre más pequeña la maceta el sustrato tiende a secar más rápido, lo mejor es revisar cada maceta para saber las necesidades de riego.
  • Ten en cuenta que las suculentas no requieren mucha humedad y el exceso puede generar hongos y pudrición.
  • Si tu planta está al exterior y recibe agua de lluvia, lo mejor es dejar de regar durante la temporada de precipitaciones.
  • Evita que se acumule agua entre las hojas o al centro.

* Punto de saturación: significa que todos los espacios dentro del suelo están llenos de agua y el excedente se desborda


Publicación más antigua

x